Compartir

De acuerdo a la Ley de la Propiedad Industrial: “se entiende por Denominación de Origen (DO), al nombre de una región geográfica del país que sirva para designar un producto originario de la misma, y cuya calidad o característica se deban exclusivamente al medio geográfico, comprendiendo en éste los factores naturales y los humanos”.

En México es la el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), quien se encarga de autorizar las denominaciones de origen, asimismo, determina las características que deben cumplir los procesos de cultivo, facultando los elementos naturales y humanos con el fin de emitir una declaratoria.

Asimismo, el IMPI, en el ámbito internacional, se encarga de revisar y firmar acuerdos con instituciones jurídicas de otros países con el fin de lograr el registro, así como la protección legal en todo el mundo.

La importancia de la Denominación de Origen radica principalmente en la garantía de calidad constante y características específicas que se otorgan al consumidor, y por otra parte, los productores obtienen una protección legal en la producción o elaboración de los productos que gozan de este sello.

Otro beneficio de la DO es el aprovechamiento del potencial económico del producto, ya que es una fuente de ingresos y de generación de empleos, formando así un factor de desarrollo nacional altamente significativo.

El sello de la Denominación de Origen, es un elemento que abre la puerta a muchos mercados en el mundo, certificando la autenticidad de productos y artículos.

Actualmente, México cuenta con 15 productos con Denominación de Origen, entre alimentos e ingredientes, bebidas, productos elaborados a mano y elementos naturales.

El tequila fue el primer producto mexicano en obtener la Denominación de Origen y el último es el cacao de Grijalva el cual recibió esta distinción en agosto de 2016.

gob.mx/sagarpa

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí