Compartir

En la Ciudad de México, la agricultura es una actividad relevante en la que se produce maíz, arroz, avena, chícharo, brócoli, apio, espinacas, papas, romeritos, así como árboles frutales y diversas variedades de flores.

A nivel nacional, la Ciudad ocupa el segundo lugar de producción de nopalitos, cuarto en amaranto, séptimo en frambuesa, octavo en pera y rosas y, noveno en zarzamora.

En el caso de Xochimilco, los productos se cultivan con técnicas ancestrales, explican Agustín y Andrés Galicia, productores de San Gregorio Atlapulco, lo que maximiza su sabor y olor, además de proteger al medio ambiente. En la época prehispánica, maíz, frijol, jitomate, chiles, calabaza, chilacayote, quelites y amaranto se ubicaron como los cultivos más importantes y representativos.

Con la llegada de las semillas se amplió y diversificó la variedad con espinaca, cilantro, acelga, apio, coliflor, betabel, brócoli, rábano, pepino, col, lechuga, epazote, así como avena y huazontle.

Los productos de la chinampa son saludables y frescos, tienen pocas horas de haber sido cortados cuando llegan a la mesa. En San Gregorio también siembran variedades como el chile chicuarote, vinagreras y arúgula, rica en vitaminas, minerales y excelente acompañante de ensaladas.

Con estos elementos se prepara Chilaxtle, un guiso que incluye pepita de chile, ajonjolí y especias que se muelen en metate hasta formar una pasta. En una cazuela de barro se calienta manteca, se agrega caldo de pollo o de cerdo, al hervir se incorporan nopales cocidos, chilacayotes y las vinagreras. En restaurante Chantico lo acompañan con un trozo de carne, tortillas de maíz y chicuarote.

Visita Xochimilco y también maravíllate con son sus flores: nube, crisantemo, clavel, rosa, geranio, Noche buena y cempasúchil, entre otras. El lugar conjunta los sabores, colores y olores de la tierra con la calidez de sus productores, quienes hacen de la agricultura, una tradición familiar.

gob.mx/sagarpa